Ser y estar: dos palabras que etiquetan

A diario, tendemos a etiquetar nuestra identidad, es posible que venga  de algún momento del pasado en el que no consientes decidimos que un comportamiento nos identificaría

: Soy desordenado, malo para las matemáticas, lento, irresponsable, sensible, estricto y otras tantas que no terminamos de enumerar. No contentos con etiquetarnos a nosotros mismos, lo hacemos con otros: Mi amigo el bravo, mi compañera la intensa, mi amigo el vago, mi jefe el malgeniado, mi amigo el irresponsable.

¿Por qué nos etiquetamos y etiquetamos a otros? Y ¿por qué esas etiquetas muchas veces no son positivas? Dos sencillas palabras usadas en la cotidianidad hacen la diferencia: ser y estar.

La palabra ser se usa para comunicar lo que creemos que nos identifica, por ejemplo un nombre: soy María,  un estado civil: soy soltera, incluso la pertenencia a un grupo: soy Scout, soy liberal, soy viuda.

Ni el nombre, ni el partido político, ni el estado civil define nuestro Ser, eso que no cambia y  no cambiará pues hace parte de nuestra esencia. Tomémonos un momento para pensar de dónde provienen aquellas cosas que creemos que somos y seguro nos daremos cuenta que resultan de momentos del pasado en los que alguien o incluso nosotros mismos nos pusimos una etiqueta.

¿Qué somos? Eso depende de las creencias de cada persona y amerita toda una reflexión aparte de este artículo; sin embargo, hay definiciones hermosas del Ser: Soy un ser en aprendizaje, soy un hijo de Dios, soy la naturaleza,  soy vida .

¿Qué pasa cuando usamos la palabra ERES en un niño: ¡Eres desobediente, eres desordenado! Nos estamos asegurando que lo definamos, lo identifiquemos como desordenado y  desobediente. Un comportamiento no define a un niño, no es su ser, es decir, no hay niños que sean desordenados, mucho menos brutos o lentos.

Entonces, ¿Cómo hacer reflexionar a un niño sobre algo que hizo o dijo? ¿Cómo cuidar las palabras y al mismo tiempo hacer la labor de educar? Lo primero es comprender como padres, tutores o guías,  que un niño es algo más que un simple  comportamiento y renunciemos a tener una imagen pobre o poco empoderada de nuestros propios hijos reflejada en frases como:  “Es terrible, es grosero, es negado para los números, el niño es complicado.”  El primer reto es mental, distinguir con claridad qué es “ser” y qué es un comportamiento  y renunciar a querer que los niños sean como queremos que sean. Ellos son como son y así  son excepcionales.

La realidad es que hay que educar, guiar y hacer reflexionar a un niño sobre los comportamientos que van acorde con el ser humano valioso que es y para eso podemos usar la palabra estar. Estar es temporal, momentáneo, es una palabra de cambio que determina que hoy podemos estar molestos, bravos, felices, tristes y mañana no estarlo. El niño con seguridad va a entender la diferencia entre: ¿Por qué hoy estás actuando así? ¡Normalmente eres tan respetuoso! En lugar de decirle: ¿Por qué siempre eres tan irrespetuoso? Un adulto incluso se sentirá mejor si le decimos: Creo que estás de mal genio en lugar de: ¿Por qué eres tan malgeniado?

Usemos la palabra ser, diciéndole a nuestro hijo lo maravilloso que es, lo amado, lo valorado, lo juicioso, lo dedicado que es. Él va a saber que nosotros  lo vemos como un ser especial lleno de capacidades y con actitudes que con seguridad, si las orientamos con cuidado,  harán del niño a nuestro cargo una persona coherente, consecuente y sobre todo llena de autoestima para enfrentar el reto maravilloso que es la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *