No te entiendo pero te comprendo

En una sesión de coaching ejecutivo un coachee, muy culto, compartió un episodio de su infancia donde relataba

que desde niño comenzó a interesarse por temas avanzados para su edad; leía astronomía, física cuántica, historia. Su madre, una mujer humilde con un nivel de educación básico, escuchaba atentamente cada relato aunque muchas veces, para ella era difícil entender lo que su hijo quería transmitirle.

Un día, luego de escuchar una larga explicación del hijo, la madre se quedó en silencio un rato y luego le dijo: “hijo, yo no entiendo nada de lo que me estás diciendo, pero te amo tanto que te comprendo”.

El ejemplo de inteligencia emocional que nos da esta mujer es increíble y describe el secreto a la hora de generar empatía: desde muy temprana edad, estamos creando nuestros propios filtros de la realidad o paradigmas con los que vamos seleccionando de forma consciente o inconsciente el resto de las experiencias de la vida la cual sólo concebimos desde nuestra propia visión. A diario, nos encontramos con alguien que piensa diferente a nosotros por lo que nos cuesta trabajo entender su punto de vista, al punto que queremos convencerlo de cambiar de parecer.

Renunciar a la necesidad de entender desde la razón y simplemente conectarnos con el sentimiento del otro para comprenderlo, es un paso vital para interactuar con alguien tal cual como lo hizo la madre de nuestro coachee dando la solución a muchos problemas de falta de empatía y fallas en la comunicación. La comprensión, más allá de la razón,  es la llave para ponernos en una posición  neutral  saliendo de la individual.

Conectarse con la emoción  de una persona no implica estar de acuerdo con ella  o aprobar lo que hace o dice, sería vincular la razón,  se trata más bien de reconocer desde qué sentimiento está hablando o actuando el otro y acompañarlo en el mismo camino para poder comunicarse con él. Antes de querer tener la razón,  es vital entrar al campo de la comprensión, al campo emocional del otro con la única intención de prestar un servicio incondicional de entendimiento para que, desde una posición imparcial y constructiva, se pueda llegar a un punto común.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *